viernes, 22 de enero de 2016

Viernes 22 de enero de 2015. La rectitud verdadera


Viernes, 22 de enero de 2015

Una persona justa no es alguien que se vuelve puro y luego puede dar sermones y conocimiento a los demás. Más bien, una persona justa es alguien que quizá se detenga en la calle a ayudar a alguien que está herido, aunque eso le haga llegar tarde a una reunión importante.

En otras palabras, una persona justa es alguien que ve lo que puede hacer por alguien más y lo hace, aunque sea incómodo o inoportuno.

Hay una historia sobre un hombre que quiere desesperadamente encontrar a Dios. Quiero decir que en serio, él realmente desea conectarse con su Creador. Entonces, ¿qué hace? Hace ayuno por unos días, luego escala una montaña para meditar. Finalmente, agotado, llega a un lugar en donde puede descansar y allí continúa con sus fervientes oraciones. Y nada, no obtiene ninguna respuesta de Dios.
Al final, exasperado, el hombre grita: “¡Dios! ¡Dios! ¿En dónde estás?”.

Y Dios le responde: “¡Fuiste al lugar incorrecto, amigo mío! ¡Estoy aquí abajo, con la gente!”.

Efectivamente, una persona justa se dedica al cuidado de la gente. Para estar seguros, no es alguien que va por ahí diciéndole a la gente qué hacer, sino más bien es alguien que entiende que él o ella en sí misma sólo es un vehículo, un mensajero que porta Luz a los demás en el mundo.

Karen Berg
______________

¿Tu recuerdas que parte del proceso es caer?

Me gustaría mucho que lo recuerdes porque eso dará más sentido a lo que te está pasando en este momento que sientes que una vez más has tropezado con la misma piedra.

¿Tu crees que a nadie más le pasa? La verdad es que nos pasa a todos porque de eso se trata el recuperar chispas de Luz. Cuando caes lo que no puedes perder de vista es que cuando estás en el "suelo", se trata de recuperar chispas que se habían caído y habían sido tomadas por las klipot (capas de negatividad).

Se que esto te puede ser abstracto, pero te pido que veas, qué INTENCIÖN POSITIVA te hizo caer ahí, qué tienes tú de luminoso y para que será que estás ahí caído ¿Para ver qué?

Hay quien me dice...me caí ...es que no he aprendido la lección...¡¡¡Pero la lección es justo la caída y el pasar la prueba que te levantes con un nuevo entendimiento...!!!¿Me doy a entender?

La piedra con la que caes y caer es la manera en que aprendemos y si te levantas más claro de lo que caíste, ya avanzaste un paso.

No se vale caer adrede claro está...no quiere decir provoco mi mal indiscriminadamente...no. Las "caídas" son esos momentos en que la fuerza de gravedad es tanta que tenemos que "morder el polvo de nuevo", pero ahí es donde podemos analizar que estamos haciendo mal que tenemos ese punto débil.

El punto es ¿Donde focalizas tu atención...?¿En tu sufrimiento o en lo que te está mostrando la situación para que no vuelvas a tropezar al menos no en ese lugar y con ese tipo de situación?

Elige donde pones el foco. Aún a través de las lágrimas podrás ver claro si lo haces con esa certeza.

Lo sé porque también conozco caer y caer...rodar y rodar como dice la canción. Solo por eso lo sé. :-)

Feliz Shabbat Beshalach Comunidad, al salir las primeras tres estrellas en el firmamento.

Prana Raquel Pascual
Psicoterapeuta Gestalt

1 comentario:

Blanca Jarero dijo...

Hola Prana! Quiero agradecerte por el tiempo y esfuerzo que inviertes en el blog. Tus palabras de hoy llegaron al fondo de mi corazon, es muy motivante y esperanzador saber que si podemos transformarnos a nosotros mismos y a nuestro entorno. Recibe un afectuso abrazo desde Sinaloa!