jueves, 14 de octubre de 2010

Octubre 14, 2010. Un regalo para abrir.


JUEVES, 14 DE OCTUBRE DE 2010


¿Cuándo fue la última vez que observaste la vida y estuviste asombrado? Asombrado al darte cuenta de que estabas vivo, asombrado por el orden infinito que existe en los objetos más sencillos. Asombrado al darte cuenta de cuán frecuentemente pasas por alto los regalos de la vida.


Hoy, ve las cosas como por primera vez. Mastica tu comida más lentamente. Presta atención a cómo huelen las cosas. Escucha los sonidos que llegan a tus oídos.


El presente es un regalo para que lo abras.


Yehuda Berg

____________________________

¿Cual es la edad natural del asombro?


¿La infancia no? Cuando tus canales para las maravillas aún están limpios y abiertos a que cualquier caja de cartón sea aún mejor que el juguete que llevaba como contenido, más sobresalientes las posibilidades que los límites ... =) ¿Aún te acuerdas?


Estoy segura que aún podemos recordarlo, a mi me pasa con frecuencia, nunca he querido renunciar a sorprenderme de las plantitas que defienden su vida a través de una grieta en el concreto, o de las pizcas de color dorado que se ven como pequeños universos revelados cuando pasa el agua de una ola en la orilla de la playa.


En esta porción de la Torah nos dicen que Abraham recibió el llamado Lej Lejá "Deja tu país, deja a tu gente, deja la casa de tus padres y ve a la tierra que te mostraré" (Génesis 12:1)


Por supuesto es un código y el llamado a Abraham es en realidad el llamado a cada uno de nosotros, a nuestra Alma, a comenzar su transformación espiritual a la edad de 13.


"13 es el tiempo, la edad cuando el poder de nuestro libre albedrío y los niveles elevados de nuestra Alma son por primera vez activados. Empezamos a comprender el concepto Causa - Efecto y en esencia no somos ya totalmente protegidos por el paraguas espiritual de nuestros padres. Nos volvemos capitanes de nuestro propio barco y ahora necesitamos aceptar las consecuencias de nuestras elecciones y acciones."


Se nos ha dicho que Abraham tenía 75 años cuando dejó la tierra de Charan, la cual significa la negatividad del mundo físico y el ego. El Zohar nos dice que la edad de Abraham cuando dejó su casa es un código que nos alude a cada uno 7+5= 12 . Durante nuestros primeros 12 años de vida vivimos bajo el dominio de nuestra naturaleza del deseo de recibir para uno mismo, pero a la edad de 13 se adquiere el poder de operar fuera del reino de los deseos de nuestro cuerpo.


(página 114 del libro Génesis de la Biblia Kabbalística)


Cuando eres incapaz de seguir mirando al mundo con ojos jóvenes, de esa maravilla que da el conservar la capacidad de asombro, lo que estás dejando de lado, es la capacidad de transformarte en alguien distinto, has dejado demasiadas capas de oscuridad abrazarte.


Tomate un momento, vuelve a ir a un lugar en que logres percibir de verdad lo que es el mundo natural, el agua , el pequeño paisaje inmerso dentro de una roca, la cantidad de diseños y colores distintos de las hojas, de los diamantes que se forman después de la lluvia en las telarañas...o si no de verdad, mira que en cada lugar y en cada persona, hay un pequeño gran mundo que descubrir.


Pst...
No te dejes engañar...La edad del asombro es SIEMPRE =)


Feliz jueves


Prana Pascual





5 comentarios:

YuranySharloth dijo...

Me impresiona como las afinaciones llegan de una manera tan adecuada… Precisamente ayer lleve a mi hija un juguete y ella prefirió jugar con la caja que contenía el juguete, Es Gracioso como los niños nos dan lecciones que luego olvidamos. Estoy segura que hoy nos asombraremos de nuevo, pero lo importarte es el siempre.

Mil Gracias por esta afinación Prana.
Un abrazo

Anónimo dijo...

a mí me asombra que en la tranquilidad del periférico, a hora pico de la tarde, veo hacia las montañas que rodean el valle de México y observo unas tonalidades de grises impresionantes y de pronto, un rayo de luz, cruzando la obscuridad de las nubes....de nuestras vidas...
Jaime

Nick dijo...

Que día tan asombroso. Gracias por tus comentarios Prana, como siempre muy acertados.
Muchos saludos

Arte Marga Grigera dijo...

qué precioso y pequeñamente y enormemente asombroso poder recibir tus palabras desde tan lejos... gracias

Anónimo dijo...

me desperte, me quedé un momento inmovil en mi cama, cuando de pronto alguien paso de un lado a otro, la miré, comencé a ver sus detalles en su cabello, en su cuerpo.... quien es? realmente sé quién es? me asombro que después de tantos años esté preguntandome esto.