lunes, 11 de enero de 2010

Enero 11, 2010. A la mitad del camino


LUNES 11 DE ENERO DE 2010

Los platos sucios se ensucian más y se hace más difícil lavarlos si los dejas toda la noche.

Hoy, encuentra un problema a la mitad del camino.

Yehuda Berg
_____________________
A la mitad del camino, a la mitad del camino. Me llama la atención ver este título.

Anoche, haciendo limpieza de mi buzón de correos, me encontré "casualmente" un mensaje que alguien me había mandado años atrás y recuerdo que en ese momento me sirvió para resolver algo que me estaba atormentando. Esta vez lo volví a leer y me impactó lo fuerte del mensaje, pero en ese instante de verdad necesitaba una buena sacudida para reflexionar distinto a como lo había estado haciendo.

Cuando tienes demasiadas expectativas en algo te vuelves muy permisivo y dejas que te hieran porque guardas una esperanza que empieza a matarte desde adentro y tu ni siquiera te defiendes y postergas y postergas la decisión. Recuerdo que en ese momento me sirvió mucho.

No es una historia que guardo en mi corazón por lo hermosa, pero veo que la guardé en mi mail con algún propósito que quizás en esta mitad de este camino aún tenga su finalidad. =(

Se llama: ¿Cual es el problema?

"Cierto día en un monasterio tibetano encontraron muerto a uno de los guardianes y fue preciso encontrar un sustituto.

El Gran Maestro convocó a todos los discípulos para determinar quien sería en nuevo centinela.

El maestro con mucha tranquilidad y calma colocó una magnífica mesita en el centro de la enorme sala en la que estaban reunidos y encima de esta, colocó un jarrón de porcelana muy raro y en él, una rosa amarilla de extraordinaria belleza y dijo:

- "Aquí está el problema". Asumirá el puesto el primer monje que lo resuelva.

Todos quedaron asombrados mirando aquella escena, un jarrón de gran valor y belleza, con una maravillosa flor en el centro.

¿Qué representaría? ¿Qué hacer? ¿Cuál es el enigma?

En ese instante uno de los discípulos sacó una espada, miró al Gran Maestro y a todos sus compañeros, y se dirigió al centro de la sala y...¡Zas! Destruyó todo de un sólo golpe.

Tan pronto el discípulo regresó a su lugar, el Gran Maestro dijo "Usted será el nuevo Guardián del Monasterio".

Moraleja de la historia:

No importa cual sea el problema, ni que algo sea lindísimo, si es un problema, precisa ser eliminado. Un problema es un problema, no importa cuan hermoso haya sido, si no existe más sentido para ello en tu vida, tiene que ser suprimido."


Ouch. Ouch ouch ouch. Pero si lo necesitas en este momento, espero te sirva esta reflexión ...seguramente con todo y "ouch", a mi también me volverá a servir. =..(

Prana Pascual




3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaa....nada es casual, lo sé....esta afinación llega "caída" del cielo....gracias Prana

Anónimo dijo...

=) Me alegro que el "ouch" le cause alegría a alguien ja ja, los otros "ouch" que me han estado mandado al correo electrónico están más adoloridos, pero si esto sirvió para ser la semilla de sésamo en tu caso, bien por ti anónimo =) ¡Di-os Bendito!

te mando un abrazo
Prana

KARLA dijo...

Me encantó esto "Un problema es un problema, no importa cuan hermoso haya sido, si no existe más sentido para ello en tu vida, tiene que ser suprimido."
"ouch" "ouch" "ouch"
eso me sirvió mucho, a veces tenemos que quitarnos ciertos apegos, por muy lindos que hayan sido en el pasado, si hoy ya no ni siquiera son lo poquito que representarón, tenemos que borrarlos, sé que no es fácil pero de nada sirve aferrarnos a un recuerdo no?
Es dificil reflexionarlo una y mil veces pero es algo que es NECESARIO.

Saludos