martes, 3 de noviembre de 2009

Noviembre 3, 2009. Temor a Dios

MARTES 3 DE NOVIEMBRE DE 2009

Temor de Dios indica un entendimiento interno de cómo está "cableado" nuestro universo.


Tratar mal a otra persona, por ejemplo, es como meter nuestro dedo en una toma eléctrica. Es una causa que trae un efecto definitivo y doloroso. Pero no es a la energía eléctrica a la que necesitamos temer, sino al acto que nos pone en un contacto peligroso con ella.


Hoy, sé consciente de la chispa divina que hay en cada persona que conoces.


Yehuda Berg

_______________________________

El Di-os castigador del Antigüo Testamento que mucha veces pensamos que era, en realidad es una Ley: La Ley de Causa Efecto.


Es la misma que se ve reflejada en ese dicho que reza "Ojo por Ojo, Diente por Diente", lo cual no tiene que ser implementado literalmente en ningún sistema de cobros humano, porque en realidad se cumple cabalmente en el mundo espiritual para después manifestarse en este Malchut (Maljut, o Mundo de la Manifestación). Se trata nuevamente de esta ley también conocida como "Ley del Karma" (ese no es un término kabbalista pero es totalmente adjudicable).


Cuando te dicen que Di-os está en todas partes y todo lo ve, también es atemorizante, cuesta trabajo afiliarse amorosamente a una frase que no pareciera serlo, sin embargo volvemos al punto. Es el cableado del mundo. Hay leyes. Se cumplen. Hay que conocerlas y entenderlas. Para eso estudiamos.


Entonces, alguien que estudia Kabbalah sabe que cuando algo le sucede en este mundo, tiene su razón de ser en algún momento previo y que hay que revisar que es lo que requiere de este balance de cuentas o preguntarse porqué algo se está manifestando como tal. Así mismo se revisa en su consciencia para ver "qué" de su carácter está aún ahi, para que el efecto aún lo esté reconociendo como "el deudor".


Podrías pensar que es cruel, pero la verdad no lo es, es simplemente un sistema de paz. Es como si no agradeciéramos que exista la gravedad.


Puede no encantarme caer si hago el acto atípico de brincar sin paracaidas de un avión o de un edificio, sin embargo, ¿Alguien se molestaría con la gravedad por atraerte y hacer que tengas un impacto contra la superficie del planeta? No. Quedaría claro o que me caí accidentalmente o que fui irresponsable, pero nadie levantaría juicio contra "La gravedad" por atentar contra la vida humana, porque en realidad es ella la que nos hace que podamos mantenernos sin salir disparados hacia la estratósfera y más allá en total descontrol, así que "Nadie debe querer bajar el switch a la gravedad", así como nadie podría vivir contento, si no hubiera Ley Causa Efecto, aunque nuestro deber sea aprenderla tan bien, que empecemos a usarla a nuestro favor.


¿Cómo? Siendo un espejo de la generosidad de la Creación. Entonces la Ley Causa-Efecto en lugar de ser castigo divino, es bendición.


Pero hay que aprender. Hagamoslo pronto. No hagamos a otros lo que no nos gustaría que nos hagan a nosotros mismos. Cuando estemos listos, nuestra mente podrá estar por sobre de la materia y podermos desafiar la gravedad, y tampoco tendremos ya que enfrentar la causa efecto, porque ya conoceremos como opera el Universo y podremos ser chispas que se asemejen a su Creador. =)


¡Feliz martes!


Prana Pascual







7 comentarios:

Juan Jose dijo...

Prana querida, como siempre, muy inspiradora tu reflexión; y muy clara la manera en que expones como es que nosotros somos los generadores del juicio que se manifiesta en nuestras vidas.

Gracias por compratir.

JJ

Lila dijo...

Buenisimo tu post, como siempre :). Hoy al fin comprendi el significado de "Ojo por ojo, diente por diente" habitualmente mal usado con caracter vengativo, cuando solo se trata de la justicia divina....De a poco voy atando cabos. Y si, ciertamente si somos concientes de como actua la ley del Karma podemos usarla a nuestro favor y recibir bendiciones. Cada dia trato de hacerlo un poquito mejor y generar mas Luz.
Saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Es muy probable que si fumo desconsideradamente, mis pulmones tengan problemas serios..
Y seguramente si tomo sol hasta cualquier hora, mi piel acuse daño....
Y si me he excesido en todo tipo de esfuerzos , mas allá de mis posibilidades, siendo así irresponsable, claro está que mi organismo, huesos, y demás componentes pasan factura...
Y si he sentido amor, y en mi entusiasmo mezclado con conductas adultas y maneras de ser infantiles, he actuado desequilibradamente,
seguramente no sólo me he hecho daño, sino también herí lo amado....
Y si he rechazado, odiado, despreiado, juzgado, mentido, insultado, porqué puede resultarme extraño encontrame frente a todo esto nuevamente...
Sí, sí... ahora guardo silencio, aunque a veces se me escape una protesta, y aprendo: el no hacer a mi prójimo lo que no quiero que me hagan...
Pero lo que más siento que estoy aprendiendo, es la manera de ser para que mis pies día a día sean más livianos.
Buen día para todos, y qué bueno que cada vez somos mas.
Gracias Prana.

Anónimo dijo...

Sí Prana, esa soy yo, la eterna "viajera", que por tener mucho fuego se compró un globo, y que con ayuda también de los vientos, va de un sitio a otro. Y que por no saber cómo caminar sobre sus turbulentas aguas, decició desplazarse sobre cuatro ruedas y en terreno firme. Yendo de un sitio a otro... de un alma a otra... Y que cuando ya no viajo en globo, ni por los caminos, en el silencio lo que Es Se Siente. Beso.

Anónimo dijo...

Me sorprendió de súnito ver cuatro comentarios. me alegro muchísimo! Es muy enriquecedor conocer lo que están trabajando reflexionando, que cosas les llaman más la atención y donde reconocemos el reto.

Mil gracias por su compañia, la aprecio en todo lo que vale!!
Prana

Geraldine dijo...

Pranita: siempre tan acertada.. este punto es uno de los que a diario andamos confrontamos a cada rato.. y es al conocer las herramientas a ponerlas en práctica y pensar en no ser tan reactivos....
Un gran abrazote desde Vzla tu siempre alumna y amiga Geri

Anónimo dijo...

Geri, te mando besos y besos, Eres una persona preciosa!!!

Bendiciones amiga mia

Prana