jueves, 31 de julio de 2008

Cayendo para levantarte. Julio 31 2008.

JUEVES 31 DE JULIO DE 2008. Hace años en Queens, un estudiante de mi padre estaba en una situación financiera desesperada. Había caído al fondo, los acreedores estaban en fila en su puerta y casi no podía alimentar a su familia. Estaba como loco. Mi padre con su típica certeza y calma le dijo que no se preocupara, " ¡esto es una buena señal!"

Cuando caemos al fondo, aunque es doloroso físicamente, también rompemos klipot [cáscaras de negatividad] que crean barreras entre nosotros y nuestra completa satisfacción. Por supuesto, nadie quiere estar en esta situación, ¡duele! Pero al mismo tiempo queremos tener el coraje de aceptarlo. Mientras más rápido admitamos que el dolor tiene un propósito, más rápidamente cumplirá su propósito y de inmediato desaparecerá.

Recuerda hoy que el dolor temporal nos prepara para recibir la satisfacción duradera. Ten el coraje de experimentar tu dolor por completo. Te sorprenderás de los mensajes que te puede traer.
Yehuda Berg
________________________________________________


________________________________________________
Hoy de verdad no estoy inspirada para hacer el comentario. Se me vinieron muchas ideas a la mente pero no he podido concretarlo, sí que diré lo que me vino a la cabeza tal cual.
Hace mucho tiempo vi esa película que se llama Forrest Gump. No la tengo clara en detalle, pero si a grosso modo recuerdo el mensaje que me quedó después de verla.
Forrest no era un hombre inteligente desde las escalas usadas por Weschler o cualquier escala de CI normal, sin embargo tenía una especie de claridad que hacía que estuviera inalterable, flexible, cálido y siempre a tiempo. No sólo eso, sabio.
¿Recuerdan como inicia la película? Con una pluma flotando. Una manera plácida de caer y volver a remontar, sin aspavientos y sin dramatismo.
Hoy quiero recordar esa pluma flotando, visualizarla con esa suavidad que dibuja el rumbo de la brisa. Nunca he tenido en mi vida una situación sin solución. No siempre ha sido la que he querido, pero otras veces ha sido mejor de lo que imagine, pero el paso de los días me enseña que siempre es la que debía ser.
Si pudiera hoy sentirme simplemente una pluma, con esa tranquilidad de que voy a llegar justamente a donde deba llegar sin angustia y sin tratar de precipitar nada.
Visualizalo así. Preocuparte en estos momentos ya no te saca del problema. Fluir muy probablemente si.
besos,
Prana Pascual




2 comentarios:

Ariel dijo...

Prana, que bonito escribes. Gracias por el blog, esta padrísimo.
Saludos
Ari Heiblum

Prana Pascual dijo...

Wow!! Que gusto encontrate aqui!!!
Mil gracisa por tu comentario =)

abrazo!!
Prana