jueves, 5 de febrero de 2009

Mastica hasta que te sepa dulce. Febrero 5, 2009.

JUEVES 5 DE FEBRERO DE 2009

Los kabbbalistas parecen ir al revés. Cuando el resto del mundo corre gritando por un suceso doloroso, el kabbalista va a su encuentro con una sonrisa inteligente: hay Luz en esta oscuridad...

Rav Áshlag, fundador del Centro de Kabbalah en 1922, enseñó esto: cuando atravieses por una pena, sé feliz en el proceso. Quiere decir que tu capacidad para todo ha aumentado. Pero debes estar feliz en el proceso para así permitir que entre la Luz que tu pena reveló.

De otra forma, nunca termina. Y es entonces cuando la pena se convierte en sufrimiento.
Hoy, cuando te enfrentes a pensamientos, emociones o sensaciones que te hagan sentir incómodo, pon atención a cualquier comportamiento evasivo y permítete resistir. Sé consciente de que está sucediendo para ayudarte a crecer.

Continúa masticando hasta que el sabor amargo se torne dulce.

Yehuda Berg
____________________________________________
Recuerdo mi primer ejercicio de Pesag (lo que es traducido como Pascua) que no es exactamente una fiesta ni una conmemoración como habitualmente lo hemos conceptualizado, sino que es el aprovechamiento de una ventana energética de oportunidad para escapar de nuestro Ego. Se los iré contando más adelante, cuando se vaya acercando la fecha en el año. Básicamente si es el momento de la salida de los israelitas de Egipto que como bien sabemos también es un código del que ya hemos platicado en otras ocasiones, no son realmente nacionalidades.

Pues bien, en el Seder de Pesag, la cena de Pesag (aunque Seder quiere decir Orden, en Hebreo: סֵדֶר), lleva siempre incuidos ciertos elementos que se deben comer justo como su nombre lo indica, en un orden preciso y cada uno de ellos es una conexión.

Lo que hoy les quiero contar es una experencia que siempre tuve ganas de escribir desde aquella primera ocasión: masticar el Maror La palabra deriva etimológicamente de la palabra hebrea מר — "amargo".

Compartiéndo esa vez en la mesa con varios de mis compañeros del Centro y Tanush (que así le digo yo a Tania) que era quien nos guiaba esa noche en la cena, vimos que nuestro Maror por haber estado un poco al aire había bajado de intensidad su efecto de amargar la boca, entonces llegó mi Maestro Ariel con un poco del de su mesa que estaba recién rallado. Maror es una raíz como de rábano, que estaba a todo lo que daba en el efecto de "agarrar" la boca.

Nos lo ofreció y nos dijo, "Ahora piensen en el dolor que hayan tenido en sus vidas y mastiquen mastiquen mastiquen."

El también tomó una porción considerable de Maror y se lo echó a la boca y masticó, masticó, masticó. Todos llorabamos del dolor y de lo amargo, pero especialmente de la asociación que estabamos haciendo con los momentos más duros de nuestras vidas. La instrucción era "mastica, mastica, mastica".

Las lágrimas corrían dejando su huella en el "make-up", no importaba "mastica, mastica, mastica", la lengua, los conductos nasales, todas las vías conectadas dentro de la cabeza llenas de ese ardor, de una especie de invasión de tus sentidos, "mastica, mastica, mastica", y llora ...y de pronto, como un milagro, la raíz se empieza a volver dulce en tu boca, mientras más lo mascas más dulce, más dulce, más dulce, y te ries,, te ries te ries de estar lleno de lágrimas y haber pasado ya el momento y estar en unidad con tus amigos venciendo la amargura y llegando a la alegría ¡¡Risas, risas, risas!!

Mastica, mastica, mastica. pero hazlo siempre con la conciencia; la vida tiene muchas bendiciones para nosotros pero tenemos que saber que lo amargo se transformará en dulzura cuando nosotros adquiramos conciencia del valor de aprender y comprender, y que mientras más rápido mastiques más pronto llegará la manifestación de tu logro. Y después , te espera el Jaroset, una especie de mermelada que puede estar hecha de nueces, manzana, vino dulce, que posterior a aquella intensidad, cuando lo pones en tu boca te sabe exquisita.

Mastica la vida, pero sólo con conciencia encontrarás el efecto del Maror y el Jaroset, uno después del otro. =)

Que tu día no pase en vano ¡¡Que tu vida no pase en vano!!
Besos
Prana Pascual
¿Quieres compartir tu reflexión? afinaciones@gmail.com o deja un comentario en el blog
Fuente: Wikipedia, imagen, extraida también de ahi.





2 comentarios:

Karina dijo...

Prana, gracias por compartir esa entrañable experiencia, mi reflexión es que en la vida, hay quienes afortunadamente desde pequeños van recibiendo enseñanzas para fortalecer el espíritu, hay quienes a pesar de recibirlas no abren su mente y pasan desapercibidas y hay quienes a través de las mismas experiencias de la vida deciden masticar el maror y ven la dulzura de haber fortalecido su espíritu después de un acontencimiento doloroso. No es fácil aceptar el dolor cuando no le buscamos el sentido, pero cuando lo encontramos, aprendemos a saborear la vida en todos sus sabores.

Anónimo dijo...

Viniendo de ti el comentario querida Karina, yo me quito el sombrero porque sé que lo dices desde la experiencia y la de tu hijo.

Mi admiración más grande por tu sonrisa constante y por el hijo maravilloso que has sabido acompañar, educar y amar con total incondicionalidad.

Te quiero mucho.
Prana